¿Cómo difiere la sensibilidad del Desorden del Espectro Autista? (Síndrome Asperger, etc.)

rbol-florecido_fondoverde_50x50    Muchos padres preocupados me preguntan si su hijo aparentemente altamente sensible podría ser en realidad autista o padecer el síndrome de Asperger, según sugerencia de alguna maestra o doctor. A otros, les han dicho que el rasgo de sensibilidad es solo una forma ligera de uno de estos desórdenes dentro de la terminación del espectro autista.
Este artículo no pretende suplementar todos los detalles del desorden del espectro autista. Este nuevo nombre fue adoptado por la Asociación Americana de Psiquiatría en el Manual de Diagnóstico y estadística, de la 5ª edición. Para encontrar todos los criterios acude a esos sitios.

Cómo se confunde la AS (Alta Sensibilidad) con estos desordenes.

     Vayamos a las tres primeras posibilidades de nuestras primeras preguntas frecuentes. No sé lo que suceda en un consultorio médico, pero conozco a muchos profesionales que ven a la AS como una forma suave del espectro autista. Algunos lo equiparan como si fueran iguales.
Esto es porque la AS y los que tienen este síndrome, les molesta la sobre estimulación. Ambos pueden retirarse de las actividades sociales y permanecer en su cuarto, en la computadora, o viendo la televisión.
     Dentro de la sobre estimulación, existen dos nuevos criterios, que no estaban en el pasado y deben observarse: los patrones de conducta repetitivos, y la restricción en los intereses y las actividades. Estos cuatro criterios, especialmente el tercero y cuarto, son confusos.
El ser altamente restringido, significa encontrarse ante intereses fijos que son anormales en intensidad o concentración (por ejemplo, la preocupación o fijación con objetos inusuales, excesivamente circunscritos o con un interés perseverante)
     La hiper o hipo reactividad sensorial con intereses raros a ciertos aspectos sensoriales del entorno (por ejemplo, aparente indiferencia al dolor / temperatura, respuestas adversas a sonidos específicos, texturas, olores excesivos, tocar los objetos o fascinación visual a las luces o movimiento).
     Así que el espectro autista tiene hiperreactividad, pero también, en otros momentos o en otras situaciones, hipo reactividad. Esto se debe al problema de poder procesar correctamente la información social. Al no ser capaces de solucionar el problema social, este se mantiene todo el tiempo, hasta llegar a sentirse totalmente excluidos.
     Por el contrario, las PAS procesan información con mucho cuidado. Podemos sentirnos sobre estimulados si estamos expuestos durante mucho tiempo, pero no nos obsesionamos de una manera extrema o nos sentimos incapaces para desplazarnos a otros estímulos de acuerdo a las necesidades del momento. Por encima de todo, a menos que estemos sobreexcitados en el momento por la sobre estimulación, podemos leer las señales sociales. 
A continuación se presentan los primeros criterios de DSM V, que no han cambiado mucho o en absoluto desde su última descripción.
     Volvamos a nuestras tres posibilidades de las primeras preguntas.. No sé cómo suceda en la sala de consulta o un consultorio médico, pero sé que muchos profesionales consideran la AS como algún trastorno leve del espectro autista.
Algunos se limitan a ellos equiparan. Esto es principalmente debido a que tanto las CMH y las personas con este trastorno son molestados por sobre-estimulación. Además ambos pueden retirarse de las actividades sociales y permanecer en sus habitaciones con sus equipos, o viendo películas, y así sucesivamente.
     Sobre esta sobre-estimulación existen dos nuevos criterios que no había en el pasado están bajo el inciso B: patrones repetitivos de comportamiento, intereses y actividades restringidas. “Hay cuatro criterios para esto, pero pueden ser confusos, especialmente el tercero y el cuarto:
     Un déficit en la reciprocidad emocional y social que va, por ejemplo, desde un enfoque social anormal hasta el fracaso en una conversación normal; compartir la reducción para compartir los intereses, emociones, o afecto; o el fracaso para iniciar o responder a las interacciones sociales.
     Un déficit en la comunicación no verbal, utilizados para la interacción social, que va, por ejemplo, una mala integración entre la comunicación verbal y la no verbal; hasta anormalidades en el contacto visual y lenguaje corporal o déficit en la comprensión y uso de los gestos; falta total de las expresiones faciales y la comunicación no verbal.
     Deficiencias en el desarrollo, mantenimiento, y la comprensión de las relaciones, que van, por ejemplo, desde dificultades para adaptar el comportamiento a diferentes contextos sociales; hasta la dificultades para compartir el juego imaginativo o hacer amigos; o a una falta de interés en sus compañeros.

¿Se puede decir de manera más sencilla?

     Bueno. A veces, no siempre, los niños con TEA muestran una aguda sensibilidad al ruido, tacto u otras modalidades sensoriales. Otros son impermeables a lo que la mayoría de la gente encontraría incómodo, incluso al dolor grave.
A veces, la sensibilidad y los TEA se confunden porque el niño con TEA puede tener poca o ninguna capacidad de regular las emociones, y los niños sensibles, también, son más emocionales que los demás niños. Pero con los TEA, estos comportamientos se deben a procesar incorrectamente estimulación perceptual todo el tiempo, no sólo cuando estimulado.
     Para darte una buena idea sobre el espectro Aspeger, puedes leer y disfrutar la novela “El curioso incidente del perro a medianoche”, una novela de Mark Haddon, que trabaja con niños autistas. Él escribe la historia desde el punto de vista de un niño autista. Entre otras cosas, este niño es intensamente, miserablemente sensible, pero de una manera muy diferente a cómo las PAS se describen a sí mismos.
Recuerda, que las PAS procesan la información más a fondo y por lo tanto sus observaciones ganar más significado. Nuestros estados de sobre-estimulación surgen por procesar mucho a la vez. Las personas con TEA siempre están procesando las cosas mal y experimentando caos a menos que sean capaces de aislarse del mundo por completo.
     En resumen, se puede resolver mejor la sensibilidad de los TEA teniendo en cuenta dos diferencias. En primer lugar, las PAS son mucho más hábiles para observar, percibir y saber lo que ocurre en una situación social, incluso cuando no estén participando en ella. En segundo lugar, las PAS tienen una imaginación intensa e intereses variados en lugar de preocupaciones estrechas.

¿Que Sí es el Espectro Autista y No Alta Sensibilidad?

     Es importante, ser claro acerca de esta situación sobre todo con los niños es especialmente importante, ya que cuanto antes comience el tratamiento, mejor será el resultado. Se dice que de cada 1,000 niños, el 3.4. presentan un TEA. Incluso teniendo en cuenta que hay más conocimiento acerca de los TEA y más diagnósticos de ellos, sigue aumentando.
Lo que sí sabemos es que estos trastornos a menudo son producidos genéticamente. Los investigadores han encontrado una serie de diferentes genes que pueden producir trastornos del espectro autista. Por ejemplo, se sabe que la mayoría de los genes ponen más en riesgo a los niños que a las niñas.
Además de que es hereditario, los TEA también pueden ser causados por una mutación genética. (Existe la sospecha de que el aumento de los TEA puede ser causada por uno o más de los trillones de productos químicos que se ingiere en estos días.) La variedad existente de vías genéticas existentes, nos hace notar la amplia gama de comportamientos observados con estos trastornos (fijaciones extrañas, asombrosos recuerdos de los detalles, etc.), pero en todos los casos el cerebro se encuentra fuera de su desarrollo normal, ya que en el cerebro de un niño en crecimiento está haciendo mal uso de la información sensorial que recibe y que necesita.
     La tendencia a ser muy sensible ante los estímulos y fácilmente sobreexcitados se confunde fácilmente. Tengo dos nietos sobrinos con TEA, uno, el nieto de mi hermana y el otro, de mi hermano. La primera vez que los ví, eran muy pequeños y estaban de visita como parte del viaje y yo supuse que eran NAS estimulados por el viaje.
Es evidente que no fui una experta para hacer este diagnóstico, aunque me gusta pensar que ahora podría hacerlo mejor, de haberlos visto en acción. Pero es cierto que nadie que ama a un niño o sus mismos padres quieren pensar en el autismo, aún cuando el niño en cuestión coma exactamente sólo tres tipos de alimentos o sea feliz durante veinte minutos simplemente viendo como gira la rueda de la bicicleta.
     Tampoco queremos lo inverso, que los niños sensibles estén mal etiquetados, sólo porque se retiren socialmente en la escuela o de alguna situación social extraña.

¿Cómo salir de dudas?

     Sí uno de los padres, tiene la sospecha de que existe algo extraño debe recibir una evaluación profesional donde participen varios especialistas (pediatra, terapeuta del habla, psicólogo, etc.) que hagan observaciones en el hogar y en la escuela, así como en su consultorio. Asegúrate que por lo menos alguno de ellos tenga experiencia con niños normales y no sólo sean especialistas del trastorno autista.
También observa a tu hijo cuando está cansado o ha estado en un ambiente sobre estimulante, o si hay estrés en el hogar, o algunos cambios importantes en curso que podrían causar ansiedad en un NAS, aunque no en otro niño. Especialmente, si estás teniendo conflictos o estás teniendo problemas maritales o tienes algún diagnóstico DSM, incluido si abusas de sustancias.
Los NAS se afectan mucho por este tipo de cosas, por lo que, de nuevo, podrían cumplir con los criterios de un TEA, sin tenerlo debido a su funcionamiento social.
     En algunos casos, uno puede saber si se trata de sensibilidad o una CIA porque las señales están presentes desde el nacimiento. En otros casos, el inicio de un ASD ocurre de repente, alrededor de 1 o 2 meses. Los TEA suelen convertirse en algo obvio para los demás cuando el niño tiene alrededor de 18 meses a 2 años. Es esencial si hay un problema real que el tratamiento comience temprano.
Así que empieza a hacerte preguntas tan pronto como comiences a sospechar que algo podría estar mal, si el habla se retrasa, por ejemplo, o tu hijo se comporta de manera muy extraña. Descubre si se trata de una alta sensibilidad o de algo más sin intentar negar lo que estás observando.

Los adultos con trastorno del espectro autista (TAE)

     Los adultos pueden ser especialmente confusos, ya que ellos pueden funcionar muy bien en general. Cuando me encontraba en un viaje de campamento, conocimos un hombre con síndrome de Asperger (que sólo nos habló de esto al final), y me tomó un tiempo darme cuenta de que había algo diferente en él.
Su hijo de diez años de edad (que estaban en una experiencia padre-hijo) estaba en agonía tratando de cargar su mochila Su padre le decía que era por todo lo que llevaba ahí. Pero no mostraba ninguna simpatía o incluso molestia.
     No trataba de enseñar a su hijo una lección que habría involucrado algunas negociaciones socio-emocionales complejas. Él no tenía ni idea acerca de cómo resolver esto para que la próxima vez, su hijo llevara una mochila más ligera. Algo había que hacer, así que mi marido cargó con la mochila del niño en las subidas empinadas.
El padre nunca expresó ninguna sorpresa o gratitud. Era un hombre muy agradable, enfermero de profesión, y muy bueno quién me auxilió cuando me lesioné en el viaje. En ese momento me pregunté si realmente era una PAS. Pero, al final, vi la diferencia porque podía hablar fácilmente sobre su problema, y el hecho de que su matrimonio había terminado porque su esposa no podía soportar su falta de empatía emocional.
Con esa información, no había manera de que pudiera confundirse con una PAS, excepto quizás por su aguda conciencia de que él era diferente, lo que lo ponía muy triste. Podía experimentar sus propias emociones, pero no podía leer los signos emocionales de las experiencias emocionales de los demás.

El Hombre antisocial – ¿Sensibilidad o Síndrome de Asperger?

     Incluso los profesionales del autismo parecen tener problemas para clasificar la sensibilidad de los hombres con síndrome de Asperger, porque ambos pueden provocar aislamiento social o falta de habilidades sociales.
Hasta ahora no hay una manera de hacer un diagnóstico observando cerebros o genes, por lo que uno tiene que ver debajo de estos comportamientos, como el retirarse socialmente y no calificar la razón subyacente.
Los hombres con alguna de estas situaciones, pueden, como los niños, encerrarse en sus habitaciones para trabajar con las computadoras, leer o ver la televisión. Siendo adolescentes, por temor al rechazo por ser un nerd o parecer ser menos viril que los chicos populares.
Entonces pueden haber elegido carreras como ingeniería o contabilidad en la que pueden evitar las molestias de la vida social. Pero, de nuevo, los que tienen Asperger carecen de habilidades sociales, porque no pueden percibir lo que está pasando y nunca podrán hacerlo muy bien.
     Los hombres altamente sensibles (HAS), pueden presentar todo lo anterior por varias razones. Uno por los estereotipos masculinos en nuestra cultura. Otra es haber sido afectado por traumas sociales tales como un rechazo o traición.
Otra razón es que quieren evitar el exceso de encuentros emocionales con extraños o en grupos simplemente porque han aprendido que en estas situaciones se sobre estimulan demasiado para funcionar bien. Así que se centran más bien en lo que hacen mejor (por lo que se les paga a menudo muy bien).
     Cualquiera que sea la razón de ese aislamiento social, a menudo, sus familias, buscan alguna explicación que puedan entender en un lenguaje sencillo, científico. ¿Por qué cuando eran niños se retiraban a su habitación? ¿Por qué todavía no se ha casado?
Todo el mundo querrá encontrar una explicación biológica, un TEA, sobre todo porque así se absuelve a los padres de cualquier culpa. Por desgracia, ese diagnóstico también reduce la esperanza de cambiar, o desarrollar conexiones sociales más fuertes con la práctica.
     Hay maneras para solucionar esto. Sí se sospecha de un TEA, el problema se notaba desde la infancia, tanto en el hogar como en la escuela. ¿Sí los problemas sociales de son debido a un problema real con el reconocimiento de las señales sociales y emocionales, o por una respuesta blanda cuando otros muestran empatía?
Por otra parte, sospecha de la sensibilidad si sólo algunas otras personas están preocupadas, o si hay una explicación razonable detrás de la conducta, como el deseo de reducir la estimulación, una historia de traumas sociales, o el deseo de evitar trabajar o vivir en ambientes bulliciosos o altamente competitivos, donde la mayor parte de nuestra cultura se desarrolla. Recuerda también puede ser que, si un hombre se retira, puede ser debido a las graves heridas de rechazos sociales anteriores, y que no sea ni un TSA, ni (AS).
     En todos estos casos, excepto en el TEA, el hombre puede tener habilidades sociales oxidadas, ansiedad social, y menos confianza en situaciones sociales y retirarse cada vez más, estando plenamente conscientes de las señales sociales. En todo caso, estos hombres ven demasiado.
La investigación ha encontrado que las personas tímidas suelen saber muy bien lo que está sucediendo y cómo comportarse en una situación social viendo un video que puedan identificar o sugerir un buen comportamiento, pero social que funcionan mal en las situaciones reales debido a la baja confianza en sí mismo.
     Por otro lado, algunos adultos deciden que son muy sensibles cuando en realidad tienen un TEA. Quieren encontrar una explicación normal para algo que no es normal. Una vez más, no hay ninguna prueba de sangre u otro modo de diagnóstico de los TEA, por lo que si no estás seguro, lee todo lo que puedas sobre ello y luego trata de decidir por ti mismo (que eres la persona que probablemente sabe mejor).
Presta especial atención a cómo otros te recuerdan en la infancia. Si todavía no estás seguro, obtén una evaluación profesional de alguien que considere todas las posibilidades. Si una persona dice que tienes síndrome de Asperger, consulta una segunda y una tercera opinión.
¿Quieres la verdad? No tengas miedo, hay ayuda para los adultos con trastornos del espectro autista. Pero ninguno de nosotros puede comenzar a cambiar hasta que no sepamos desde donde estamos comenzando.

Dije esto en Psicoterapia y la Persona Altamente Sensible:

     El error de verlos dentro del espectro autista se hace generalmente con los hombres sensibles (ya que estos trastornos aparecen con mayor frecuencia en los hombres), que son especialmente propensos a retirarse emocionalmente debido a que no encajan con los estereotipos masculinos en nuestra cultura).
Ellos todavía tienen que demostrarse a sí mismos que son de alguna manera, tienen contactos sociales, y mantenerse a sí mismos, lo que a menudo entran en profesiones no sociales, como ciertos tipos de ingeniería e innovación tecnológica, donde pueden satisfacer estas necesidades, y por lo general evitar encuentros emocionales que sean demasiado excitantes.
Cuando un hombre o miembro de su familia busca una explicación del porqué se retiraba a su habitación cuando era niño y todavía no se ha casado, pueden encontrar una explicación biológica que implica estar dentro del “extremo inferior del espectro autista.”
     Por otro lado, los hombres no diagnosticados con el trastorno de Asperger también pueden llegar a terapia porque piensan que son altamente sensibles, como una explicación del por qué sienten que no encajan [el segundo error, diciendo que son HAS cuando no lo son] .
Puedes hacer un diagnóstico diferencial observando de cerca la interacción empática social y efectiva entre los pacientes con su terapeuta (después de algunas sesiones para sentirse cómodos) y por la forma en que describen sus relaciones con los demás.
En su historia, la pregunta crucial es si su baja sociabilidad es el resultado de problemas con las señas sociales y emocionales, comentadas por ellos mismos o a otros, o es debido al miedo al rechazo.
     Un estudio (Cartwright-Hatton, Hodges, y Porter, 2003) encontró que incluso los niños tímidos suelen conocer bien cómo comportarse en una situación social (ver un video donde pueden identificar o sugerir el buen comportamiento social), pero funcionan mal debido a la baja auto confianza.

Creo que estoy en el espectro autista y también soy muy sensible.

     Mi mentor sobre el temperamento, Jan Kristal, quien revisó cada palabra del libro El Niño Altamente Sensible, insiste en que todo el mundo tiene un temperamento, independiente de cualquier trastorno o incapacidad del desarrollo innata, incluso aquellos con daño cerebral o una discapacidad intelectual, – lo cual no quiere decir que los estén equiparando con los del espectro autista, que a menudo son excepcionalmente inteligente en muchos aspectos.
Así que sí, parece que uno puede tener ambas cosas.
 
Copyright © Año de primera publicación-2015, Elaine N. Aron.
Este texto es traducción derivada del ingles, con permiso de su propietaria
Mi Historia la Cuento Yo
De Regreso al Amor