Creando una nueva generación de hombres Compasivos y Sensibles

Por Ted Zeff, Ph.D.
Como mencioné en mi artículo reciente, ” Los Hombres Sensibles Pueden Salvar el Planeta”, a la mayoría de los niños se les enseña desde una edad temprana a actuar duro y reprimir sus emociones.
Los hombres que reprimen sus emociones han creado un planeta al borde de la catástrofe, ya que la mayoría de los líderes mundiales masculinos se comportan de una manera belicosa y combativa en lugar de exhibir un comportamiento compasivo y cooperativo.
Nos encontramos en un momento crucial para el planeta en el que nuestros líderes políticos masculinos pueden o bien seguir actuando de una manera insensible, beligerante, con el riesgo de destruir a la humanidad, o elegir un nuevo enfoque de colaboración, de comprensión dentro de la política exterior, económica y ambiental.
¿Cómo puede la gente común salvar al planeta de una destrucción humana y ambiental mayor? Creo que una manera importante para detener la destrucción política y empresarial actual de nuestro planeta es siendo los tutores de los jóvenes, que serán los futuros líderes del mundo, enseñándoles a ser compasivos y amorosos con todos los seres humanos y la Madre Tierra.
Ahora es el momento para crear una nueva visión para la paz mundial para todos los padres, tíos, abuelos, maestros, entrenadores o cualquier hombre que quiera ayudar a que los niños se conviertan en seres humanos compasivos y sensibles, (Ten en cuenta que cuando menciono en este artículo a tu chico, abarco cualquier relación adulto-niño).

Estereotipos de género

Es definitivamente es un reto en una sociedad llena de estereotipos de género, aconsejar a los jóvenes para desarrollar sus cualidades sensibles y compasivos si bien ha habido algunos cambios en los últimos veinticinco años, han sido más dramáticos para las niñas que para los niños.
Según Isabelle Cherney, una psicóloga de la Universidad de Creighton, “Para las niñas de hoy en día, está bien jugar con los juguetes de los muchachos, vestirse como muchachos y hablar como ellos.”
Los niños tienen que caminar por una línea mucho más fina, y sus padres tienden a ser más estereotipados, diciéndoles que no deben desviarse de lo que es normalmente visto como masculino”.
Actualmente, las mujeres representan en Estados Unidos, representan cerca de la mitad de la matrícula en leyes y las escuelas de medicina, frente a un 25 % de hace un par de décadas, sin embargo, los hombres continúan evitando la enfermería como una carrera, que comprende sólo el 8 % de las enfermeras registradas.
Muchos papás todavía se molestan si ven a su hijo jugando con una muñeca pues seguramente no contribuye a que los hombres se conviertan en padres de crianza.
William Pollack, profesor del Departamento de Psiquiatría de la Facultad de Medicina de Harvard, ha escrito: “Muchos padres se debaten sobre cuestiones de roles de género apoyando el concepto de estereotipos menos rígidos pero preocupados porqué sus hijos puedan ser condenados al ostracismo si participan en actividades vistas por sus pares como poco masculinas: “Todavía se interactúa con los niños para que sigan su lado más agresivo en vez de su lado más reflexivo y atento. Básicamente estamos diciendo a los niños que lo peor que puede ser es una niña.”.

Los hombres reales pueden llorar y expresar miedo.

La mayoría de los hombres recuerdan incidentes de su infancia, cuando su padre o entrenador les dijo que “actúen como un hombre”, sobre todo cuando el niño expresa miedo o lloran. Al avergonzarse por expresar emociones es perjudicial para cualquier niño por lo cual resulta que reprime todas las emociones a excepción de la ira, que es la única emoción considerada aceptable para que los hombres expresen.
Un niño necesita consuelo de un modelo masculino que sea lo suficientemente masculino, tal como él es. Así que cuando un hombre avergüenza a un niño por expresar sus verdaderas emociones, la autoestima del chico cae en picado y el chico recibe el mensaje de que tiene que reprimir su verdadero yo para ser aceptado como un hombre.
De acuerdo a los autores de “Criando a Caín”, de Dan Kindlon y Michael Thompson, “los papás tratan a sus hijas de manera diferente a sus hijos. La investigación ha demostrado que los padres tratan a sus hijas pequeñas de manera más suave de lo que lo hacen con los bebés varones.
A medida que los niños crecen, los padres tienden a mostrar a sus hijos varones menos afecto físico, los corrigen con más frecuencia, y juegan más competitivamente entre ellos”.
Este comportamiento de modelos masculinos definitivamente no anima a los jóvenes a comportarse de una manera cariñosa y compasiva.
Muchos hombres tienen dificultades en apoyar a su niño cuando ejerce actividades que están fuera de la caja- actúa como un hombre. Uno de los hombres que entrevisté para mi libro, El chico, fuerte y sensible” Fuerte, me dijo: “Me gustaría que mi papá hubiera reconocido que hay diferentes formas de ser masculino.
Cuando toqué el clarinete en la secundaria, mi mamá fue a todos mis conciertos, pero mi padre no fue a ninguno. Para llamar la atención de mi padre, finalmente me decidí a entrar al equipo de fútbol, a pesar de que realmente no me gusta ese deporte.
La única vez que mi papá me reconoció fue cuando jugué al fútbol, y de hecho iba a verme jugar los sábados. Supongo que aprendí a temprana edad que tenía que negar mi yo real para conseguir el amor de mi padre.
Los hombres (y mujeres que aún se adhieren a la creencia obsoleta de que los niños no deben llorar o mostrar miedo) harían bien en dejar de lado ese modelo de masculinidad. Ver a tu niño como un individuo, alguien que va a expresar su masculinidad a su manera, te ayudará a sentirte más cerca de tu niño y lo ayudará a prosperar.
Aprende una nueva definición de la masculinidad
Muchos hombres tienen que cuestionar sus propias creencias acerca de lo que significa ser un hombre y estar abiertos a mirar a las nuevas definiciones de la masculinidad. Los hombres que son mentores de chicos tienen que ser conscientes de lo perjudicial que puede ser la conducta masculina muy agresiva alabada en los medios.
Por ejemplo, hace poco tomé un libro de mi librería local sobre cómo los padres deben criar a sus hijos. Me alarmó al leer, “Lleve a su hijo a un partido de hockey. A los chicos les encanta la lucha. “Mientras que muchos niños disfrutan, y se sienten estimulados por actividades de equipos agresivos, no creo que el fomentar la exposición a la violencia sea en última instancia útil para cualquier niño.
En realidad, está bien para los niños jugar competitivamente deportes extenuantes como el hockey, siempre y cuando la conciencia de los entrenadores y los jugadores sea de apoyo y cariño hacia los participantes.
Por desgracia, todavía estamos viviendo en una cultura en la que “ganar no lo es todo, es lo único”, que convierte cualquier deporte, incluso el bádminton, en un partido que destruye la competencia a toda costa.
Es importante que te pares con valentía en contra de la idea de que un hombre de verdad siempre tiene que ser duro y sin emociones. Y, como una manera de apoyar y enlazar con tu niño, puedes discutir con él las nociones de masculinidad y cómo y por qué existen.
La presentación de estos papeles como construcciones culturales artificiales ayudará a un niño ver que son conceptos mutable y, en última instancia, opcionales. Y, si deseas explorar más estas nociones en ti mismo (tal vez puedas discutir el tema más claramente con tu niño), se pueden discutir los riesgos y las consecuencias perjudiciales del comportamiento masculino estereotipado con tus amigos varones, tu esposa, un consejero, en un grupo de hombres, o mediante la lectura de libros como “La Maravilla de Niños”, “Niños reales”, o “Criando a Caín”.
Además de hablar a menudo con tu hijo sobre el significado de la masculinidad y lo que realmente significa ser un hombre, te servirá para tranquilizar a tu hijo de que él no necesita de la aprobación de los muchachos agresivos, atletas, o el macho alfa de sentirse bien consigo mismo. Es también esencial afirmarle con frecuencia que está bien expresar la compasión, el miedo, la sensibilidad y vulnerabilidad.
Ser fuerte, Hombre sensible
Asegúrate de que siempre defiendas a tu niño si otros lo avergüenzan cuando expresa sus emociones verdaderas y alaba con frecuencia sus cualidades sensibles. Establece un modelo sobre cómo poner límites con los demás para que él aprenda cómo establecer límites si es humillado por expresar sus verdaderas emociones.
Como un modelo masculino, necesitas expresar tus sentimientos, así como ser capaz de mostrar tu vulnerabilidad. Sé como Rosy Grier, el ex jugador de fútbol de la NFL, que cantó en el programa de TV especial, del álbum “Free to Be You and Me”, “Está bien llorar niño, sé que algunos chicos grandes que claman también.”
Cuando expresas toda la gama de emociones, le das el ejemplo para un niño vea que un hombre de verdad puede ser un ser humano en pleno funcionamiento.
En vez de vivir en esa caja- de actúa como un hombre, sé un modelo sobre la diversidad de la masculinidad, incluyendo el “lado más suave” de ser un hombre.
Una vez que la generación más joven se entere sobre la verdad de que el amor y la compasión por todos los seres vivos es el valor más importante que cada persona debe absorber, habrá un verdadero salto en la conciencia del planeta.
Las guerras y los conflictos se convierten en una cosa del pasado, ya que las guerras nacen en la mente de la gente, y en el líder político o corporativo con una conciencia saturada con amor y compasión por todos los seres humanos y la Madre Tierra, no hay espacio para la destrucción humana o del medio ambiente.
Mi Historia la Cuento Yo
De Regreso al Amor