10 Estrategias para lidiar con los desafíos de ser una Persona Altamente Sensible

rbol-florecido_fondoverde_50x50¿Cómo puedo ser menos sensible?

     Una de las preguntas frecuentes en todas las personas altamente sensibles es como dejar de ser tan sensible al ambiente, las emociones o las personas. En ocasiones nos sentimos defraudados y cansados de dar tanto a otras personas y no sentir que se nos devuelve de la misma manera. Te preocupas demasiado por los demás, pero ellos no se dan cuenta. Sientes que no puedes confiar en mucha gente porque, inevitablemente, te harán daño o te decepcionaran. La empatía se vuelve una carga sobre ti. Te sientes irritado y molesto por el ruido, las luces, el bullicio. Todo es tan agotador.

¿Cómo puedes hacerle frente?

He aquí algunas estrategias que pueden ayudar.
1. Recuerda, tu eres es el único que puede hacerte feliz. Piensa en la manera como te hablas a ti mismo. ¿Eres agradable? ¿O eres crítico e implacable contigo mismo? ¿Podrías hablar con otras personas utilizando la misma forma cómo lo haces contigo? Se gentil. Tómate un descanso. Ser compasivo y empático con el mundo es algo natural; pero tenemos que entrenarnos para usar esa misma compasión con nosotros mismos.
2. Identifica las cosas que te drenan y evita dichas prácticas (dentro de lo razonable.) Quizás te agotas por ver programas de televisión o películas violentas o las noticias, o el estar alrededor de ciertas personas; el calor o el frío, el ruido incesante, las luces brillantes, o lo que sea que a ti te detone. Averigua que reduce tu energía y encuentra una manera de disminuir la cantidad de tiempo que pasas ahí.
3. Identifica las cosas que te dan energía y hazlas con regularidad. Tal vez sea el yoga, la meditación, técnicas de liberación emocional, correr, el voluntariado, la lectura, la escritura, o pasar tiempo con tus animales domésticos o personas amigas. Reconoce el poder curativo de estas actividades y disfrútalas.
4. Establece límites. Las personas sensibles a menudo tenemos dificultades para decir “no”. No dejes que la gente chupe tu energía. Date cuenta de que está bien decir “no” o dejar que las cosas fluyan a su ritmo. No impongas tus expectativas sobre los demás. Somos humanos; a veces lastimamos u otros nos hieren fácilmente. Date cuenta de que si bien puedes ser muy perceptivo y considerado, no puedes esperar que todos sean así. Y eso está bien.
5. Aprende a disfrutar de tu propio viaje y no esperes que los demás te entiendan o incluso sean capaces de compartir la forma en como tu experimentas el mundo. Si es posible, habla con algún amigo que también sea altamente sensible o algún miembro de tu familia. Ayuda mucho tener a alguien que realmente te entienda.
6. Cuando sientas que tu energía está baja, opta por centrarte en las cosas que te levantan. Recuerda momentos en que has sentido felicidad. Observa la naturaleza, deleitarte con pequeños detalles, una flor perfecta en un jardín, escuchar la lluvia, jugar con una mascota, abrazar a alguien.
7. Deja de tratar de hacer felices a los demás. Cuando te sientas herido en lugar de aislarte y retirarte a una habitación oscura a rumiar tu pena, toma la decisión de hacer algo que cambie tu estado de ánimo. Sal fuera de casa y da un paseo, llénate con la naturaleza, ve una película cómica, Juega con tu perro. Pasa por lo menos 15 minutos centrándote en ti mismo a través del tapping, o escucha una cinta de relajación, toma un baño caliente, escucha música suave, utiliza aromaterapia o mantén discusiones ligeras que te distraigan y estimulen.
8. Es bien conocido que la falta de sueño (menos de 7 horas, para la mayoría de la gente) produce irritabilidad, mal humor, y disminución de la concentración y la productividad en la persona promedio. Teniendo en cuenta nuestra reactividad sensorial, la falta de sueño puede hacer nuestra vida casi insoportable. Dormir lo suficiente calma nuestros sentidos y nos ayuda a hacerle frente a este mundo abrumador.
9. Come alimentos saludables durante todo el día. El hambre extrema puede ser perjudicial para nuestro estado de ánimo o la concentración. Mantén tu estabilidad a través de comidas regulares bien balanceadas y saludables.
10. Aprende a vivir tu vida fuera del horario y forma como lo hace la persona promedio. Escucha tus necesidades y atiéndelas. Te sentirás mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mi Historia la Cuento Yo
De Regreso al Amor